CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO 016
AGAINST THE VIOLENCE OF GENRE 016

NO TE LO PREGUNTES, HAZLO ¡ YA !
DON'T ASK IT, DO IT: ALREADY!

AYUDA AL NIÑ@ Y ADOLESCENTE
116111 y al 900202010

IT HELPS THE CHILD AND THE TEENAGER
116111 and 900202010

.

.
A la venta en EL Corte Inglés, FNAC, Casa del libro, ALEJANDRÍA y librerías, SOLICÍTALOS.
EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

domingo, 27 de septiembre de 2009

CUENTOS DE NIÑOS. "ONESHOOT"

EL DUENDE DE LOS LIBROS

INTRODUCCIÓN: Andrés es, como tú, un niño despierto y alegre de 7 años. Es el protagonista de este pequeño cuento. Él no quería leer, le gustaba más ver la televisión y disfrutar de las imágenes que en ella se mostraban que leer un cuento y vivir las historias que allí se contaban. Ante esto el mundo de los libros y sus duendes se revelaron para enseñarle a Andrés lo que ocurriría si no lee.

Estaba sentado haciendo mis deberes cuando mamá me dijo:
-¡Andrés vamos a cenar!, bajé al comedor y mi mami me tenía preparada mi cena favorita "pizza". Me lavé mis manos y cenamos todos juntos, como siempre. Al terminar limpié mis dientes y me preparaba para dormir cuando oí la tormenta.
Tronaba fuerte y los relámpagos me daban un poco de miedo, mami me tapó y me dijo:
-Andrés lee un cuento para dormir, si?, ella sabía que no me gustaba leer y viendo los dibujos del cuento me dormí.
Me desperté con otro relámpago y allí en medio de esa luz estaba un duendecillo verde, de orejas puntiagudas que me decía:
-¡Vamos Andrés!, vamos, ven conmigo.
Agarré a su mano y fuimos pasando por lugares preciosos y chispeantes. Caras conocidas me saludaban Pepito grillo, Alicia y muchos más. Los dejamos atrás cuando Lorn, que así se llamaba aquel duendecillo, me dijo:
-Llegamos, éste es mi mundo.
Todo era verde, muy verde como Lorn, sus orejillas no dejaban de moverse como si fueran antenas y se agachó llevándome con él.
-Andrés no te levantes, no nos está permitido traer humanos al mundo mágico, no te pueden ver.
Y así arrastrándonos por el bosque llegamos a una cueva, donde resbalamos y entramos en un gran tobogán, cuando salimos de èl una gran ciudad llena de luces y duendes por todos lados nos apareció y sonriendo dije.
-¿Entonces Lorn porqué me has traído aquí? si no me pueden ver ¿que hago yo aquí?
-Andrés tienes que leer. Por eso fui en tú busca, pero los demás no confían en los humanos. Yo te ayudaré.
-¿Ayudarme a qué? ,¿qué pasa? dije nervioso.
-Tú no crees en la magia de los libros y por eso no lees, por eso yo sé que tengo que ayudarte. Verás Andrés nosotros cuidamos de los libros somos los "duendes" de los libros, los llenamos de magia para que vosotros los niños los leáis y descubráis las maravillas que tienen dentro.
Me contó que en su mundo una estrella se apaga si un niño no lee y que si yo no lo hacía mi vida estaría siempre sin esa magia y el ya no estaría. Entonces pensé ¡no!, tú mundo es maravilloso hadas, nomos, duendes todos están allí. ¡No!, no puedo dejar que eso ocurra.

Me presentó a un hada llamada Resig que me miraba y se escondía, Lorn me dijo que ella era el hada del primer libro y que ella me explicaría cómo hacer. Pero Resig no hablaba solo se metía en mis pensamientos y me decía:
-Andrés no todo está en las imágenes, las películas. La lectura es maravillosa y te abre un mundo lleno de fantasías y magia. Me dio un pequeño libro y susurrándome esas palabras en mi cabeza entendí:
-Lee, Andrés lee.
Yo abrí aquel pequeño libro "Mi primer libro" ponía en la tapa y me adentré en ese mundo de fantasía que ella me decía y quise leer más y más. Las imágenes, los personajes, las ideas todo entraba en mi cabeza. Y supe que quería leer, que ya me gustaba leer y me preguntaba si Lorn...

Y entonces Lorn me dijo:- Tranquilo yo estaré, siempre estaré mientras tú sigas leyendo yo existiré.
Resig me besó en la mejilla y sus palabras entraban de nuevo en mi cabeza:
-Lee, lee siempre Andrés y estaremos ahí contigo.

Lorn me cogió de la mano y devolviéndome a mi habitación me sonrió diciéndome adiós, y supe que nunca mi estrella en el mundo de Lorn se apagaría.
Desde entonces mi mamá está alegre pues siempre que puedo leo y vuelven a mi todos los mundos, todas las ideas, las imágenes y Lorn sonriéndome.
Y la moraleja de este relato es que leyendo descubrí que leer es una maravillosa aventura que nunca, nunca tendrá fin.

NOTA DE LA AUTORA: Así que mis "queridos amiguitos" si una brillante estrella en el mundo de Lorn queréis tener no dejéis de leer.