CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO 016
AGAINST THE VIOLENCE OF GENRE 016

NO TE LO PREGUNTES, HAZLO ¡ YA !
DON'T ASK IT, DO IT: ALREADY!

AYUDA AL NIÑ@ Y ADOLESCENTE
116111 y al 900202010

IT HELPS THE CHILD AND THE TEENAGER
116111 and 900202010

.

.
A la venta en EL Corte Inglés, FNAC, Casa del libro, ALEJANDRÍA y librerías, SOLICÍTALOS.
EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

lunes, 6 de septiembre de 2010

PODER MENTAL. 18º Capítulo. Mi retorno

Y dispuse mi viaje para retornar a mi refugio perdido en los Alpes, tan solo mi padre y yo sabíamos de su existencia.
Allí me esperaba mi amor, mi comienzo, mi salvación. Nastia se fue al poco tiempo de llegar yo a Boston, aún recordaba cuando le dije:
- "Nastia ve allí, mi padre te dirá dónde, espérame" Desde aquel momento habían transcurrido unos 8 meses en los cuales tuvimos contacto telefónico, escueto no podíamos hablar mucho tenía que cuidar de no dejar rastro.
Mis padres cuidarían de ella, ellos me prometieron salir de Boston lo antes posible y encontrarse con Nastia.
Hablé con ellos en varias ocasiones y me indicaron que había problemas pero no me quisieron dar detalles, tan solo que nos encontraríamos allí.
Yo sabía por Yura que las cosas no estaban tan bien como deberían estar, que para salir de allí debían de tocar muchas influencias y aún así no era tarea fácil.
Mi padre nunca quiso demostrarme dudas, cuando hablábamos bloqueaba sus pensamientos yo lo sabía, pero creía que era para no dejar ningún cabo suelto.
Nastia me dijo que quería hablar conmigo pronto, que deseaba estar junto a mí, que la noticia me llenaría de ilusión y alegría pero que no quería dármela por teléfono.
Me preparé para no tardar mucho en cerrar la venta de unas propiedades y poder reunir el suficiente efectivo como para poder iniciar mi nueva vida junto a ella.
Tenía que arreglar también algunos asuntos y dejar mi vida anterior totalmente acabada y cerrada para mí y para todos.
Con ayuda de mi “hermano” fingimos mi muerte y lo dejamos claro a cada contacto y divulgamos la noticia para que el inesperado hecho llegara a oídos de las “altas esferas”.
Lo que nunca me dejé pensar era lo que ello llevaría consigo, lo que la vida, mi vida, me tenía preparado y que lo que creía mi retorno a la vida supondría también el final de la misma.