CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO 016
AGAINST THE VIOLENCE OF GENRE 016

NO TE LO PREGUNTES, HAZLO ¡ YA !
DON'T ASK IT, DO IT: ALREADY!

AYUDA AL NIÑ@ Y ADOLESCENTE
116111 y al 900202010

IT HELPS THE CHILD AND THE TEENAGER
116111 and 900202010

.

.
A la venta en EL Corte Inglés, FNAC, Casa del libro, ALEJANDRÍA y librerías, SOLICÍTALOS.
EnglishFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

viernes, 30 de abril de 2010

EN TUS MANOS. 11º. Capítulo. La realidad

Y pasó que desperté de un bello sueño, ese en el que las dos corríamos por el parque, las dos reíamos. Cuando sentí un apretón en mi muñeca desperté, allí estaba Jorge, serio y con sus ojos cargados de ... ¿dolor?
- Hola amor, pero ¿por qué no me dijiste nada?
Busqué con la mirada a Pilar, allí estaba, ¿sonreía? su cuerpo pálido e inerte en la cama, pero el holter... ¡No, no! gritaba en mi interior y de repente me desmayé.
Escuchaba a lo lejos como hablaba Jorge a alguien en la habitación.
- Llévensela por Dios, que cuando despierte no la encuentre aquí y así, dispongan todo en la capilla yo asumo los gastos. ¡Deprisa!
Su mano acariciaba mi mejilla, sus labios besaban los mios, su voz temblorosa repetía.
- Amor despierta, hazlo por mí Rebeca, despierta por favor.
Y alguien decía.
- Tranquilo Jorge es normal no asimiló lo que sus ojos le mostraban, la realidad duele demasiado y la mente se cierra para no sufrir. Espera, déjala que lo asimile, cuando esté dispuesta despertará.
Abrí lentamente mis ojos, como sabiendo lo que me esperaba y no queriéndolo ver, y allí estaba él.
- Hola amor, qué susto me has dado. Me decía mientras besaba mi mano.
- Jorge ¿dónde está Pilar, adónde se la han llevado?
- Shhh no te preocupes todo está controlado, descansa.
- No ya estoy bien. Y me levantaba mirando la habitación, el holter sí ahí estaba, estaba apagado.
Pilar se fue, se fue de mi lado, ya no estaría más ahí. Y mi cabeza dolía, mi cuerpo se negaba a andar. Pero mi ser estaba tranquilo, demasiado tranquilo.
- Jorge, ¿dón-de es-tá Pi-lar? ¡Dímelo! Mi voz sonaba rara, pero totalmente decidida.
- Amor están preparando todo en la capilla del tanatorio, déjalo para mañana. Vamos te llevo a casa. Y girando mi cara me besó y ayudó a ponerme el chal.
Y me dejé llevar, la verdad era que sabía que ya nada podía hacer, que ahora necesitaba descansar y cambiarme para dar cristiana sepultura a mi querida hermana, a mi Pilar.
Con la certeza de que en mí algo se había partido, con esa realidad llamando a mi puerta y el dolor abrumando mi corazón, me alejé de urgencias dejando parte de mí en aquella oscura y fría habitación.